ENFERMERO JAVIER LOPEZ

Con más de 30 años de servicio Fráncico Javier López Avalos de la
Jefatura de Enseñanza del área de enfermería del Hospital Regional, es de
los pocos hombres que ejercen esta profesión que es dominada por su
mayoría por mujeres, sin embargo, dijo es una de las mayores
satisfacciones cuando los pacientes lo recuerdan y agradecen con detallitos.

Comentó que hay que reconocen a todas aquellas mujeres que se dedican a
esta profesión como lo es la Enfermería, porque es un trabajo donde la
persona se entrega totalmente ya que se deja a un lado días festivos, haga
nieve, llueve o relampagueé, cumplen con su labor pues un hospital sin
enfermeras o enfermeros no es un hospital.
Y efectivamente comentó que en esta profesión que se creía era solo para
mujeres y donde todavía éstas predominan, poco a poco son más hombres
quienes estudian esta profesión ya que el estigma de que los enfermeros
son “más brutos” se está acabando, ya que éstos pueden ser amables y
comprensivos, más humanistas.
Aunque señalo que aún hay personas, sobre todo las mujeres (pacientes)
que no se sienten cómodas al estar al cuidado de un enfermero, es ahí,
cuando dice que él se apoya con sus compañeras enfermeras para que le
brinden la comodidad al paciente.
Una anécdota que el recuerda mucho, dijo, es una mujer que llego con su
hija pequeña a que la inyectaran, pero llego cuando se atendía a varios
lesionados de un accidente por lo que se le estaba dando preferencia a los
accidentados.
La mujer dijo, molesta lo abordo y le pidió que inyectara a la menor que no
le quitaría mucho tiempo, a lo cual él accedió mientras sus otras
compañeras atendían a los heridos, recuerda, que él preparo el
medicamento y como no era su primera inyección rápidamente le
administro el medicamento.
Esta acción comentó no le agrado a la mama, pues pensaba que lo había
hecho de esta forma para que se retirara, a lo que López Avalos le explico
el procedimiento acorde para poner una inyección, después de esto dijo, la
señora siempre lo buscaba cuando le tocaba consulta para que él la
inyectara o a su hija, pues se ganó tanto así su confianza que cada vez que
la paciente lo ve le regala un dulce ya sea un chocolate o una paleta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *